¿Injusticia racial o Injusticia racializada?

  4 views

El personal del ministerio de Relaciones Raciales está complacido de que el Consejo de Delegados haya aprobado recientemente un nuevo mandato temporal, solo para EE.UU., para el ministerio de Relaciones Raciales de la ICR. (véase el nuevo mandato completo más abajo). Antes de describir todos estas modificadores, quiero explicar una palabra en particular utilizada en el nuevo mandato, la palabra "racializado.”

Las viñetas del mandato describen una progresión desde imaginar la conciliación intercultural hasta el trabajo para desmantelar el racismo y experimentar la reconciliación bíblica. En el camino, el mandato dice que debemos desarrollar "una mayor conciencia de la injusticia racializada”.

¿Por qué utilizar "injusticia racializada" en lugar de "injusticia racial", especialmente porque la palabra "racial" es un término más familiar?

Para entender la diferencia, debemos comprender el origen de estas dos palabras. "Racial" es el adjetivo formado a partir del sustantivo "raza", y "racializado" es el adjetivo formado a partir del verbo "racializar". Esa diferencia entre un sustantivo y un verbo hace un punto profundo e importante sobre los orígenes de lo que comúnmente se llama "raza" (ese sustantivo). El nuevo mandato usa la palabra que proviene del verbo.

El problema con el sustantivo "raza" es que su uso normal refleja una construcción social que no es real. El sustantivo "raza", cuando se usa para nombrar las diferencias entre las personas basadas en características externas como el color de la piel, el color del cabello y el rizado, la forma de los párpados, etc., divide falsamente a las personas en grupos separados, casi como si fuéramos especies distintas.

El formulario del censo de EE. UU., por ejemplo, pide a la gente que especifiquen su “raza” y da opciones como negro, blanco, asiático, etc. Estas categorías son creadas socialmente y no reflejan el tipo de diferencias biológicas entre individuos que implica la palabra “raza”.

Los seres humanos no comprenden una variedad de "razas". Los seres humanos somos una raza, la raza humana, hecha a imagen de Dios, llamada a ser fecunda, a multiplicarse y a administrar la creación. El nuevo mandato evita el adjetivo "racial" para evitar dar crédito a la falsa noción de que los humanos en realidad comprenden "razas" separadas.

En cambio, el nuevo mandato se refiere a la injusticia racializada, utilizando un adjetivo que proviene del verbo "racializar". Aunque los humanos formamos una raza, la raza humana, una larga historia de opresión de varios grupos de personas basada en características físicas externas ha creado distinciones entre los humanos basada en características externas. Esta creación social de la raza basada en características externas resultó de una serie de acciones realizadas por los humanos a los humanos. Aunque formamos una sola raza humana, a lo largo de los siglos la gente ha racializado a los humanos en categorías separadas como si las “razas” describieran diferencias reales y duraderas entre las personas.

Aunque somos una sola raza humana, esta racialización de las personas ha creado diferencias reales en el trato que reciben. Las estadísticas demuestran que las personas de ciertas “razas” disfrutan de claras ventajas sobre otras, con un mejor acceso a la atención médica, a las  oportunidades de empleo y a la vivienda; un mejor trato dentro del sistema legal, y mucho más. Por otro lado, las personas de otras "razas" experimentan muchas desventajas en comparación con las personas de otras "razas".

La ICR formó el ministerio de Relaciones Raciales hace 50 años porque esas ventajas y desventajas se manifiestan no solo en la sociedad sino también dentro de la iglesia. Nuestra propia historia está repleta de ejemplos de conductas y decisiones racistas. El pecado del racismo continúa dentro de nuestra denominación hoy día. Si negamos que el racismo afecta las políticas y prácticas de la ICR en la actualidad, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. (1 Juan 1: 8). 

A pesar de que toda la Escritura proclama que los humanos formamos una sola raza hecha a imagen de Dios, a pesar de que el Nuevo Testamento declara que en Cristo no hay "ni judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús”. (Gálatas 3:28), persistimos en favorecer a algunas personas sobre otras y en perjudicar a unas sobre otras basándonos en las diferencias de color de piel y características faciales.

El comportamiento, la política y la práctica racistas han estado y siguen estando dentro de la ICR. Por esta razón, Relaciones Raciales fue creado y continúa nuestro trabajo hoy en día para ayudar a las congregaciones, clases y ministerios a desmantelar el racismo y trabajar hacia la visión bíblica de que todos somos uno en Cristo. El nuevo mandato refleja mejor esta visión del trabajo de Relaciones Raciales, que trabajamos no como el ministerio asignado para desmantelar el racismo en la ICR, sino que colaboramos con todas las asambleas y ministerios de la ICR en esta responsabilidad a la que Dios nos llama a todos.

En cuanto a la razón que este mandato es "temporal, sólo para los EE. UU.", la ICR en Canadá ha creado un nuevo e importante puesto: Líder Principal para el Antirracismo y la Conciliación Intercultural, y ha contratado a Pablo Kim Sun para que sirva a la ICR en Canadá en esa función. Este nuevo puesto ha sido creado intencionalmente para que evoluciones a partir de las aportaciones de los negros, los indígenas y las personas de color de todo Canadá, y recientemente se ha creado un equipo asesor para ayudar en este esfuerzo.

Este nuevo trabajo en Canadá requerirá tiempo, humildad, sabiduría y una gran cantidad de aportaciones de muchas personas a medida que el trabajo avanza. Debido a que el trabajo sigue en marcha, el nuevo mandato para las relaciones raciales es solo para los Estados Unidos, y se considera temporal. Esperamos que el nuevo mandato para el trabajo contra el racismo en los Estados Unidos y Canadá pueda estar listo para su aprobación en el Sínodo de 2023.

Aunque el mandato para Relaciones Raciales es nuevo, nuestro trabajo continuará dentro de las iglesias, clases y ministerios de la ICR mediante consultas, proporcionando recursos y talleres, y ayudando a la ICR a avanzar hacia una comunidad más amorosa en la que podamos comprometernos unos con otros con el amor con el que Cristo nos ama. 

Para obtener más información sobre los recursos, seminarios en línea y talleres que ofrece Relaciones Raciales, consulte crcna.org/race y asegúrese de visitar nuestra página de Eventos.

Mandato de Relaciones Raciales

El personal de Relaciones Raciales de la ICR creará y proporcionará programas de formación eficaces y de colaboración y organizará acciones con los líderes de las congregaciones, de los classis, del sínodo y de las agencias para aumentar su compromiso y su competencia a la hora de abordar el racismo. Con la guía de las Escrituras y con el compromiso de vivir en La diversidad y unidad de la familia de Dios (Sínodo 1996), el personal buscará oportunidades para involucrar al los líderes y realizar consultas para programas de aprendizaje en colaboración y organizar acciones que

  • prevean la conciliación intercultural en toda la ICRAN
  • movilizar a los congregantes y al personal para ayudarles a ser más conscientes de la injusticia racializada
  • comprometerlos a oponerse al racismo en sus vidas personales
  • trabajar para desmantelar el racismo en todas sus formas
  • experimentar la verdadera reconciliación bíblica como un pueblo de Dios diverso y unificado.

(Aprobado por los Directores de la Corporación de la ICRAN de los Estados Unidos, el 15 de Octubre de 2021)

Posted in:

The Network hosts user-submitted content.
Posts don't necessarily imply CRCNA endorsement, but must comply with our community guidelines.

Let's Discuss…

We love your comments! Thanks for your help upholding the Community Guidelines to make this an encouraging and respectful community for everyone.