Hablando la Verdad (sobre el Racismo) con Amor

  7 views

“Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo.” (Ef. 4:15 NVI)

Uno de los beneficios de COVID es visitar diversas congregaciones. Ha sido una bendición incluso después de regresar a los servicios de adoración en persona. Mi suegro, 94 un pentecostal muy terco, vive con nosotros. Hace poco dejó de conducir a la iglesia. Él todavía anhela la adoración colectiva. Así que, después de nuestro servicio de adoración, asistimos a la iglesia a través de las ondas radiales. La mayoría de las veces el predicador suena como si fuera reformado. Sin embargo, el domingo pasado fue horrible. Su sermón sobre el fin de los tiempos y las críticas políticas fue insoportable. Por otro lado, mi suegro alzaba sus manos al cielo y alabando a Cristo.

Cornel West dice "... Tengo un gánster en mí. Antes de conocer a Jesús, yo era un gánster.  Ahora soy un pecador redimido con inclinaciones a los gánsteres". (Artículo de Cornel West sobre “Why the Left Needs Jesus”)

Mientras reflexiono sobre mis propios puntos de vista sociopolíticos teológicos e inclinaciones pecaminosas, ¿de qué forma me parezco al predicador o, en algo peor? La complejidad de nuestro tiempo ha creado una hipervigilancia contra el otro. Una gran falla es tener que escoger entre la verdad o el amor. Y, ¿cómo lo abordas con la humildad de tu propia depravación? La respuesta ha sido desoladora. Los más enérgicos continúan un debate destructivo. El silencio sostiene el racismo.

Vivimos tiempos complejos, presenciando sucesos horribles. Estos son tiempos para apoyarse en Cristo.

También es un momento para recordar lo que creemos:

  1. Dios creó a todos a Su imagen. La dignidad no se gana, es arraigada y debemos refutar la enseñanza y la gente que corrompe las creencias, actitudes o acciones que deshumanizan.
  2. Estamos propensos a pecar. Podemos causar un gran daño. Nuestra historia da testimonio de nuestra capacidad para esclavizar, asesinar, empobrecer y dejar a otros indefensos. Pablo advierte sobre la enseñanza de personas astutas y sinuosas en sus maquinaciones engañosas. El racismo tiene sus raíces en una poderosa enseñanza arraigada; debemos reconocerlo y enfrentarlo. Es una condición, no una identidad, pero al igual que cualquier otra condición, requiere un seguimiento, y la terapia es un duelo que conduce al arrepentimiento. La negación conduce a la ira, la frustración y a la condena. Tanto la enseñanza como la predicación reformadas son un regalo solo cuando Cristo es glorificado. Cuando Cristo es glorificado, las puertas del infierno no pueden impedir que la iglesia sea eficaz contra el impacto personal, congregacional y social del racismo. Pero también debemos reconocer la posibilidad de que, nuestra práctica, al igual que la práctica de la iglesia primitiva y los apóstoles, no alcance la gloria de Dios. Eso requiere de un reconocimiento de nuestro pecado, el dolor y el arrepentimiento ser llevados a la cruz.
  3. Para el apóstol Pablo,  en el horrible sacrificio de la cruz, hay un gran poder. La carne golpeada y desgarrada de Cristo en la cruz habla del horror despreciable total de nuestra pecaminosidad y hostilidad. Nuestra carnalidad nos impulsa a apuntarnos unos a otros o correr para escondernos. Él nos llama a enfrentar nuestras  pecaminosas creencias personales hacia el otro, a llorar hasta el arrepentimiento por el racismo histórico tolerado por la iglesia, y a escuchar un llamado a la justicia de nuestra nación y de todas las personas. Cristo en el árbol de linchamiento parece estar derrotado, pero, en su muerte, tiene el poder de aprisionar nuestra pecaminosidad. Un lugar horrible y el camino para vivir en el poder de Su resurrección.
  4. Estamos llamados a vivir en Su poder resucitado. En Cristo, el Espíritu Santo habita en nosotros y da testimonio de su amor por todas las personas, pero en especial por el oprimido. También nos lleva a una mayor sensibilidad sobre lo que es santo sin corromper el amor o la verdad. En el poder resucitado, nos llama a discipular las personas y las naciones para formar un pueblo de toda lengua y nación.

Como miembro del personal de la Oficina de Relaciones Raciales, estoy agradecido de servirle,  la iglesia. La complejidad del racismo parece abrumadora, pero es la obra de un león rugiente ya derrotado por Cristo. A medida que decida integrar formas de abordar el racismo en su ministerio, nos gustaría ayudarlo a facilitar conversaciones y proporcionar recursos. Es un viaje largo, pero se sorprenderá de cómo Dios equipará a su iglesia.

Posted in:

The Network hosts user-submitted content.
Posts don't necessarily imply CRCNA endorsement, but must comply with our community guidelines.

Let's Discuss…

We love your comments! Thanks for your help upholding the Community Guidelines to make this an encouraging and respectful community for everyone.