Tomando el Camino Difícil

  3 views

Cuando Rudy González crecía en la ciudad de San Benito, al sur de Texas, estaba muy consciente de la división entre la comunidad hispana y la comunidad más adinerada, predominantemente blanca, dijo.

“Era una comunidad muy segregada, y eso se veía claramente”, dijo González, quien ha servido en varios roles en la ICRAN y que ahora trabaja en la oficina de Relaciones Raciales de la denominación.

En su ciudad, las personas que vivían allí estaban separadas por una autopista y una vía fluvial que cortaba la comunidad por la mitad.

“Los mexicanos pobres estaban en un lado de la ciudad y los ricos y más educados estaban en el otro”, dijo González, quien había vivido en la parte pobre de la ciudad.

Durante muchos años, González ha estado abogando y luchando por la inclusión de los hispanos y latinos, así como de otros grupos oprimidos y excluidos de la sociedad estadounidense dominante. De hecho, su abogacía se remonta cuando aproximadamente tenía alrededor de los 10 años, y se incorporó a una marcha de protesta contra la brutalidad policial en su ciudad.

En ese entonces, varios Boinas Café, un grupo hispano de justicia social de Los Ángeles, California, habían venido a San Benito para llamar la atención sobre la muerte de un niño que había sido arrestado y esposado por la policía por robar una bicicleta.

“El niño escapó y de alguna manera terminó en el fondo de la vía fluvial”, dijo González.

“Fue una situación volátil. Ni siquiera recuerdo por qué terminé en esa marcha. Pero me dejó con la idea de que podía hablar en contra de las desigualdades".

De ahí en adelante y de diversas formas, y desde trabajar con sindicatos hasta iniciar comunidades de adoración, González ha estado buscando llevar la paz de Dios a los lugares donde se encuentra.

Pero ha sido un trayecto difícil, dijo, desde encontrar la forma de salir de ese pequeño pueblo de Texas y llegar finalmente al ministerio como pastor comisionado de la ICR, y que parte es ayudar a la denominación a abrirse y traer hispanos y a otros a la iglesia.

Crecer como católico romano, dijo González, a una temprana edad obtuvo un aprecio por tener una relación cercana con Dios. Sirvió durante varios años como monaguillo, y a menudo se levantaba antes del amanecer para servir la misa. Pero su aprecio por la iglesia se desvaneció.

“En mi adolescencia me alejé de la iglesia católica. Hasta cierto punto, lo que estaba leyendo en el catecismo de la iglesia y lo que estaba viendo en la iglesia no encajaba," dijo.

Después del noveno grado, profundamente descontento con la educación que estaba recibiendo en la escuela secundaria local, dejó su hogar y se unió a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. “Quería salir de allí. No quería quedarme estancado en la rutina”, dijo.

González aprendió algunas habilidades técnicas en la Fuerza Aérea que le resultaron útiles más tarde cuando trabajó como ingeniero industrial para un fábrica de aviones.

Pero sucedió algo grande, llegó lentamente y con dificultad durante su tiempo en el servicio militar, dijo: pudo renovar su fe en Dios.

Mientras servía en la Fuerza Aérea, González se encontró buscando, buscando en vano y por mucho tiempo, una conexión  con Dios similar a la que había sentido cuando era monaguillo. 

“A menudo, mientras bebía, me encontraba orando, buscando a Dios”, dijo.

Finalmente, eso sucedió a través de una relación que desarrolló con una pareja mayor que pertenecía a una iglesia de las Asambleas de Dios que lo invitó a un estudio bíblico y luego una noche a un servicio en su iglesia.

“Eran buenas personas se interesaron por mí”, dijo. Durante ese tiempo, dijo: "Le di mi vida a Cristo".

En una entrevista el año pasado con Paul Vander Klay, pastor de la ICR Living Stones en Sacramento, California, y publicada en el canal de YouTube de Vander Klay, González dio un resumen gráfico del animado servicio de la iglesia en el que sintió un fuerte cambio en su vida.

“La iglesia estaba lejos de la ciudad. Recuerdo que el pastor me llamó a hacia adelante”, y mientras la gente de la iglesia oraba en voz alta y con entusiasmo por él, tuvo una visión, una imagen fuerte que parecía mostrarlo convirtiéndose en pastor de una iglesia, le dijo a Vander Klay.

Casado y con un hijo, salió de la Fuerza Aérea después de dos giras en Alemania y, habiendo crecido en su fe y buscando entrenarse para ser capellán militar, se mudó al área de Los Ángeles para trabajar para Rockwell International,  esperando el poder asistir al Seminario Teológico Fuller.

"Me gustaba lo que Fuller tenía para ofrecer y quería ir allí, pero estaba trabajando y sosteniendo a mi familia y no contaba con los recursos", dijo.

Después de asistir a varias congregaciones donde "simplemente no se sentía bien", dijo, él y su familia se unieron a una iglesia Cuadrangular, una congregación pentecostal evangélica, y en un año estaba sirviendo en el concilio de la iglesia.

“Me aceptaron y realmente sentí que encajaba”, dijo.

A través de las relaciones que había establecido, se enteró de la Universidad Azusa Pacific, que no estaba lejos de su casa. En 1993 se inscribió allí donde finalmente obtuvo una maestría en teología.

“Tuve que dejarlo [por un tiempo] cuando me quedaban tres clases. Mi madre falleció y surgieron otras cosas. Sin embargo, en el 2001 regresé y terminé”, dijo.

Luego, después de 13 años trabajando con Rockwell, fue despedido y, por tanto, necesitado de trabajo, compró algunas herramientas, las cargó en su vieja camioneta y pasó el año siguiente arreglando puertas y ventanas.

Aun así, dijo, siguió involucrándose en el ministerio, incluso aunque a veces era una batalla cuesta arriba.

Con el tiempo, dijo González, se enteró de una oferta de trabajo en el área de desarrollo comunitario con  Christian Reformed World Relief Committee (ahora World Renew). Obtuvo el trabajo y pasó varios años buscando formas de vincular iglesias en asociación con programas para ayudar a las personas en sus comunidades.

“Lo disfruté, aprendí mucho y conocí a mucha gente en la ICR”, dijo.

En ese tiempo, inició grupos de discipulado que se convirtieron en una pequeña iglesia. Tenía sus desafíos, dijo, pero la iglesia finalmente surgió, está prosperando y se está reuniendo como Sovereign Grace Fellowship en Mead Valley, California.

En la transición de World Renew, González comenzó a involucrarse más en el trabajo de Relaciones Raciales, organizando talleres contra el racismo, especialmente en California. Se ha convertido en una voz incansable para la inclusión de los hispanos y latinos y de otros grupos, incluyendo los nativos americanos que en la vida de la ICR, no son contados como blancos.

Aunque esta es una historia sobre líderes hispanos / latinos en la ICR, González dijo que siempre ha tenido dificultades para verse a sí mismo como un líder, sino más bien como un defensor de vanguardia para permitir que la voz de los hispanos y latinos se escuche en la ICR.

Resumiendo, dijo, aquí hay una descripción general de su trabajo tal como él lo ve, publicado a fines del año pasado en The Network bajo el título "Cualquier pecado no racismo":

“Como miembro del personal de la Oficina de Relaciones Raciales, abogo por el evangelio del reino de Dios. Estar en contra del racismo o ser antirracista es luchar por la identidad en Cristo. El racismo es pecado. Tiene sus raíces en la historia de Caín y Abel, y su fruto está en la invención de la teoría de la raza. Esta teoría se convirtió en ley y se impuso al pueblo norteamericano. Ha estropeado todas nuestras identidades."
 

Posted in:

The Network hosts user-submitted content.
Posts don't necessarily imply CRCNA endorsement, but must comply with our community guidelines.

Let's Discuss…

We love your comments! Thanks for your help upholding the Community Guidelines to make this an encouraging and respectful community for everyone.