¿Por qué la iglesia necesita Covid-19?

  11 views

Con la llegada de Covid-19, los horribles asesinatos de personas negras y todas las desigualdades que el país repentinamente vio, las conversaciones sobre racismo, supremacía blanca, privilegio blanco y racismo sistémico han aumentado dramáticamente.

Sesgos, estereotipos, discriminación, falta de privilegios, miedo, sufrimiento, desigualdades, esperando que algún día las cosas puedan cambiar, ha sido la bebida que la gente de color bebe todos los días. Las personas de color en este país han pasado por la esclavitud, el genocidio, los campos de concentración, la muerte, el encarcelamiento masivo, la separación de familias y la pobreza. Sin embargo, mientras siguen compartiendo sus historias, siguen esperando que llegue el día de la justicia.

Si pensamos en las cuatro estaciones del año, recordamos rápidamente lo que sucede en cada una. Por ejemplo, ¿qué imagen viene a tu mente cuando sientes que el invierno se aproxima? ¿las noches más largas, la temperatura más fría, las plantas y animales invernando? Sabemos con certeza qué esperar cuando llega el invierno. Así es como Dios creó las estaciones, para fielmente lleguen todos los años y, estamos acostumbrados a ello.

Desafortunadamente, después de que el pecado entró en el mundo, el mal ha estado presente. Vemos comportamientos pecaminosos. Vemos injusticias. Vemos abuso de poder. Lo vemos tan a menudo que casi nos acostumbramos. Pero, el hecho que suceda todo el tiempo, ¿significa, entonces, que no deba sorprenderme? ¿Debería tomarlo como las hojas de los árboles que una vez que llega el otoño, se caen cada año? A veces se siente que es así.

Algo que no deja de llamar mi atención de la cultura estadounidense es lo fuerte y profundo que es el individualismo y cómo ha penetrado en la iglesia. La Escritura habla de la unidad, el cuerpo de Cristo. Pablo en 1 Corintios 12: 13-16, 26 (NVI) habla sobre la unidad, utiliza la imagen del cuerpo [Las itálicas son mi paráfrasis para mostrar el punto]:

“... porque todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para formar un solo cuerpo - ya seamos asiáticos, latinos, nativos americanos, negros -,
 y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu. Ahora bien, el cuerpo no consta de un solo miembro, sino de muchos.
Si el chino dijera como soy chino, no soy parte del cuerpo”.  Y el nativo americano dice que porque soy nativo americano, no soy parte del cuerpo. Y si el negro dijera porque soy negro, no soy del cuerpo y el latino dice que porque soy latino, no soy parte del cuerpo” ... ¿Qué sería del cuerpo? ... Si uno de los miembros sufre; los demás comparten su sufrimiento.

Me pregunto si la iglesia habría sentido el dolor y el sufrimiento con el que vive la gente de color todos los días si Covid-19, los asesinatos, las desigualdades y las injusticias que hemos visto el año pasado no hubieran sucedido. Casi me atrevería a decir que no.

Si el individualismo no hubiera corrompido el cuerpo de Cristo, habría luchado todo el tiempo contra el racismo, los privilegios y las injusticias raciales porque habría sentido el dolor y el daño en su cuerpo.

Lamentablemente, creo que la iglesia necesitaba que Covid-19 abriera los ojos para ver y los oídos para escuchar el dolor de partes del cuerpo que generalmente se olvidan. Me pregunto si las Escrituras no están hablando lo suficientemente alto para que la iglesia lo escuche. ¿O es que la iglesia está sufriendo algún tipo de enfermedad de insensibilidad congénita?

El individualismo va en contra de la enseñanza de Jesús que me dice que considere a mis hermanos y hermanas. No me enseña a pensar solo en mí mismo, pero me enseña que estoy conectado con los demás. No soy una persona aislada.

Pensar que cada uno de nosotros es miembro de este cuerpo debería hacernos llorar. Ese sentido de pertenencia lo obtenemos al ser parte del cuerpo de Cristo. Crecemos y nos desarrollamos, y nos debemos mutuamente trabajar en esta unidad, no como individuos aislados. Es en esta unidad cuando nos convertimos en la verdadera iglesia.

El solo pensar que cada uno de nosotros es miembro de este cuerpo debería hacernos llorar. Ese sentido de pertenencia lo obtenemos al ser parte del cuerpo de Cristo. Crecemos, nos desarrollamos,  y nos debemos mutuamente a esta unidad. Es en esta unidad cuando nos convertimos en la verdadera iglesia.

Si el individualismo no hubiera corrompido el cuerpo de Cristo, probablemente habría luchado constantemente contra el racismo, los privilegios y las injusticias raciales porque habría sentido el dolor y el daño en su cuerpo.

Lamentablemente, creo que la iglesia necesitaba que Covid-19 le abriera sus ojos para ver y sus oídos para escuchar el dolor de partes de aquellas parte del cuerpo que generalmente se olvidan. Me pregunto si las Escrituras no están hablando lo suficientemente fuerte para que la iglesia la escuche. O, ¿será que la iglesia está sufriendo de una insensibilidad congénita?

El individualismo va en contra de las enseñanzas de Jesús que me dice que debo pensar en mis hermanos y hermanas. No me enseña a pensar solo en mí misma, pero que me enseña que estoy conectada con los demás. Que no soy una persona aislada.

El solo hecho de pensar que cada uno de nosotros es miembro de este cuerpo debería llevarnos a las lágrimas. Ese sentido de pertenencia lo obtenemos al ser parte del cuerpo de Cristo. Crecemos y nos desarrollamos. Mutuamente debemos trabajar en esta unidad, no como individuos aislados. Cuando vivimos en esta unidad es que llegamos a ser la verdadera iglesia.

Posted in:

The Network hosts user-submitted content.
Posts don't necessarily imply CRCNA endorsement, but must comply with our community guidelines.

Let's Discuss…

We love your comments! Thanks for your help upholding the Community Guidelines to make this an encouraging and respectful community for everyone.