Todo es Sistémico

  5 views

En lo que a antirracismo respecta, nunca he tenido un “efecto Eureka”. De hecho, la experiencia más cercana que tuve a un "ajá" fue cuando mis padres, adelantándose a cualquier estigma hacia las personas negras, se aseguraron de que yo supiera que el color de la piel no podía hacer que alguien fuera superior o inferior a los demás. Hasta ese momento, no podía haber imaginado que alguien pensara que el color de un ser humano tiene más significado que el color de un lápiz. Incluso cuando tenía seis o siete años, tenía la sensación de que el racismo desafiaba la lógica. Entonces, de forma intuitiva acepté las palabras de mis padres. Me sorprendió que hubiera personas para quienes esto no era obvio. Hasta ese momento no había concebido el que hubiera racistas en el mundo. El momento “eureka” sucedió al saber que existían también en el sistema.

Ahora, adelantémonos 15 años. Me encuentro sentado en un aula de ingeniería en la Universidad Estatal de Michigan. Mi profesor de termodinámica preguntó por la palabra: "cualquier cosa". Uno de los compañeros de clase dijo "el mundo". El profesor dibujó en la pizarra algo como la tierra y luego lo rodeó con un círculo. "¿Qué entra a nuestro mundo desde el exterior?" preguntó. "¿Y qué deja nuestro mundo salir y afecta lo que está afuera?" Dibujó flechas que entraban y salían del círculo. Luego solicitó ejemplos de algunas cosas más, rodeó cada una en un círculo, y dibujó flechan que entraban y salían. “Cada una de estas cosas (y todas las demás cosas) son sistemas”. Esa fue nuestra primera lección de termodinámica.

Cuando por primera vez me dijeron que el racismo es un sistema,  no debería haber sido una obviedad. El racismo es una cosa. Por tanto, es un sistema. Un sistema de filosofías, patrones de pensamiento y comportamientos. Las cosas entran en racismo (nuevos pensamientos, personas, etc.) y las cosas salen del racismo (pensamientos, comportamientos, personas, etc.), por lo que es un sistema en relación con otros sistemas. Un concepto fácil de comprender para mí. O así debería haber sido.

Excepto que...La primera presentación que escuché sobre esto como adulto comenzó con: "Todos los blancos son racistas". El presentador, un hombre blanco, de clase media y de mediana edad, sabía que había diversas definiciones de racismo. Sabía que su audiencia definía el racismo como un terrible maldad personal, algo que ninguno de nosotros en la audiencia querría encontrar dentro de nosotros mismos. Cuando lo conocí más tarde, supe que el presentador pensó que evocar una respuesta visceral de nosotros abriría nuestras mentes a una nueva forma de definir el racismo.

Él estaba equivocado. Solo mi fascinación por ver todas las cosas como sistemas me permitió ignorar la acusación de esta persona, que de repente parecía ser un hipócrita presumido calificando a cada persona blanca en la habitación, excepto a él, como una persona que odiaba a todos aquel que tiene un color de piel diferente. Aunque comprendí rápidamente la realidad de que el racismo es sistémico, lo comprendí a pesar del presentador.

Ahora, años después, me quedé con la conversación antirracista porque me importa cómo me relaciono con las personas de color en mi vida. Todavía me siento desafiado por presentaciones y conversaciones como la antagonista que acabo de relatar. Y francamente, la mayor parte del antagonismo proviene de otras personas blancas que se ven a sí mismas como "entendidas" o "bien educadas" sobre el tema. El racismo como sistema impregna nuestro pensamiento independientemente del color dela piel y crea animosidad e injusticia como sistema. Ver el racismo como un sistema lo reconoce como una realidad compleja que requerirá un esfuerzo para comprender y combatir.

Sin embargo, el artículo de Ben Lepper sobre la "Andragogía" ministró profundamente mi alma.

Debo admitir que al principio presté atención al artículo de Lepper solo por una morbosa curiosidad por averiguar qué es la "andragogía". Lo busqué pensando en que sería un insulto más, sin embargo me sentí renovado al descubrir que es un sistema de enseñanza diseñado para corregir el enfoque maestro-niño presentando un modelo de aprendizaje para adultos. La pedagogía (enseñar a los niños) tiende a honrar un desequilibrio de poder inherente en el que un adulto enseña a un niño. La andragogía honra al estudiante como adulto con sus propias experiencias. Utiliza esas experiencias como base para nuevos aprendizajes.

Por ejemplo, mi enojo después de no ingresar a la universidad de mis sueños a pesar de que había cumplido con todos los requisitos provocó diatribas en los demás. Ese mismo año esa escuela fue demandada por sus acciones basadas en políticas de acción afirmativa. Algunos me sermonearon sobre los males del "racismo inverso" y otros, a la inversa, sobre los males del privilegio blanco. Las diatribas no me enseñaron nada. La andragogía podría haberme ayudado a reflexionar sobre cómo me sentía acerca de un sistema que interfería con mis sueños en función del color de mi piel. Podría haberme ayudado a comprender que las personas de color pueden tener experiencias similares y, a menudo, repetidamente. La andragogía me preguntaría si había tenido experiencias de agravamiento de las decepciones. ¿Puedo entender cómo un sistema que interfiere regularmente en los sueños de las personas de color podría volverse desafectado?

La andragogía se centra en el alumno; en este caso, dibuja un círculo a su alrededor para ver cómo se relaciona con el racismo. Un alumno es, lo adivinó, un sistema. Un sistema con flechas que entran y salen. La andragogía ayuda no solo porque sea un método mejor, sino porque honra al alumno.

Me pregunto si ha experimentado alguna decepción agravada como aprendiz de por vida. ¿Hay cosas que acaba de dejar de intentar aprender?

Tengo amigos que han dejado de intentar aprender sobre el racismo. Irónicamente, los sistemas de enseñanza del antirracismo les han fallado. Esto es irónico porque sus experiencias con los sistemas que apuntan a terminar con la injusticia sistémica podrían ser la causa misma de sus propias experiencias de injusticia sistémica. Es irónico, pero también es una oportunidad. Una oportunidad para humillarnos de una manera que demuestre que no estamos en contra de ellos, incluso cuando estamos en contra del racismo sistémico que los beneficia injustamente. Esto nos llama a los antirracistas a una humildad que admite que otros están en este sistema con nosotros y que tenemos que aprender a llegar a ellos si queremos cambiar el sistema. En una época en la que todos nos deshumanizamos / deshonramos entre nosotros, podría ser el momento de hacer lo contrario para aquellos que nos cuestionan, incluso si puede parecer incómodamente diferente o inmerecido.

Así que me gustaría terminar preguntando si todos podríamos recordar a alguien que no estuvo de acuerdo con nosotros, pero que lo hizo de una manera que aún preservara nuestra dignidad. Mi oración es que todos hayan tenido esa experiencia de alguien en la carne, alguien que vino como una flecha de humanidad, dignidad y honor al asombroso sistema de aprendizaje que son ustedes. Pero si no de alguien en la carne, esa experiencia ciertamente está disponible en Cristo. Después de todo, ¿no es uno de los atributos asombrosos de una relación con Cristo donde él toma las experiencias pecaminosas que deberían deshonrarnos y de alguna manera, en su perdón, las transforma en experiencias que nos enseñan a vivir con mayor honor?

Aunque no nos lo hayamos ganado, que vivamos en su honor para siempre.

Posted in:
Image Credit

The Network hosts user-submitted content.
Posts don't necessarily imply CRCNA endorsement, but must comply with our community guidelines.

Let's Discuss…

We love your comments! Thanks for your help upholding the Community Guidelines to make this an encouraging and respectful community for everyone.